Gestionando el estrés

Es de conocimiento público que los últimos meses han supuesto un desafío enorme para las empresas y sus equipos de trabajo, recientes hallazgos de un estudio dado a conocer por la revista científica Psychiatry Research (Canadá) revela que a nivel global los diagnósticos de estrés, ansiedad y depresión resultan respectivamente cinco, cuatro y tres veces más frecuentes en comparación con lo que habitualmente reporta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Lo que concuerda con el crecimiento de solicitudes por parte de nuestros clientes de estrategias que los ayude de forma individual y grupal a generar bienestar, así como superar el agotamiento emocional y estrés que ha supuesto la pandemia y el teletrabajo.


Si bien hay múltiples acciones que pueden ser implementadas, una de las principales tiene que ver con hacer foco del autocuidado y centrarse en el momento presente, evitando así el desgaste que puede acarrear lamentarse del pasado que no puede ser cambiado o PREocuparse del futuro que a fin de cuentas es incierto para bien y para mal.

Cuando estamos sobrecargados emocionalmente, tenemos miedo o detectamos alguna amenaza, le enviamos a nuestro cerebro un mensaje de alerta y la consecuencia inmediata es una respuesta adaptativa de nuestro organismo que gracias a la combinación de señales nerviosas y hormonas (entre ellas la adrenalina y cortisol) nos prepara para afrontar ese peligro. Cuando el peligro se disipa, se ponen en marcha otros mecanismos que nos permiten desactivar esa “respuesta” ante el estrés, el problema ocurre (tal como ahora) cuando tal respuesta permanece encendida sostenidamente y aquello que en algún momento suponía una ventaja adaptativa es ahora un problema, el exceso estas hormonas en nuestro cuerpo afectan nuestro desempeño, concentración y hasta condición física.


Entonces ¿Qué podemos hacer para aminorar ese estrés y generar la calma suficiente para que nuestro organismo/cerebro no se sienta amenazado? Reiteramos la idea que expusimos hace un momento: Centra tu atención y energía en el PRESENTE, te dejamos algunos tips para lograrlo:

  • Evita hacer más de una actividad a la vez, mantén el foco y consciencia plena del momento presente y cada cosa que haces.

  • No des valor en demasía a tus preocupaciones, cuando surjan pensamientos asociados a amenazas futuras, escoge otros pensamientos más positivos o vinculados al “aquí y ahora” , contrarrestando el efecto de los primeros.

  • Disfruta de la simplicidad y de los detalles, no des las cosas por sentado, alimenta tu espíritu a través de la gratitud por aquello que te ha sido dado (por ej. la oportunidad de disfrutar de un café, tomar una ducha con agua caliente, abrazar a tus hijos o pareja, oir algo de música, etc).

  • Incorpora en tu rutina alguna actividad que disfrutes hacer y te permita “desconectar” de aquello que te causa estrés.

  • Incluye también pausas activas o algo de ejercicio de baja intensidad al menos una vez al día.

  • Por último, te invitamos a apoyarte en recursos visuales que te ayuden a generar este cambio (por ej. colocar alguna nota en tu escritorio que te invite al momento presente, alguna alarma en tu móvil para hacer una pausa en tu jornada, etc).

Esperamos que esta información te sea de utilidad y al ponerla en práctica notes un cambio en tu bienestar.



Nos encantará leer sobre tu experiencia.


9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo